ParKeTematiKo

Asociación de Usuarios de Parques Temáticos 

Google+ PKTK     Google+ ParKeTematiKo      Facebook PKTK     Twitter PKTK      Youtube PKTK     Vimeo PKTK

Foro de ParKeTematiKo
Fecha actual Lun Sep 21, 2020 10:54

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 2 mensajes ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: Jue Jul 14, 2005 11:14 

Avatar de Usuario


Mensajes: 1022
Interesante artículo publicado en El Periodico y que toca varios puntos candentes.

Citar:
El Periódico - última hora Opinión

EL ARTÍCULO DEL DÍA // ANA R. CAÑIL
Trabajar mucho y rendir poco

• La dificultad de conciliar las vidas familiar y laboral disminuiría si adoptáramos los horarios europeos

ANA R. Cañil
Periodista

El pasado 5 de mayo, el Instituto de la Mujer presentó una encuesta donde quedaba claro que el 45,8% de los españoles en edad de trabajar opinan que la mujer debe de abandonar su puesto de trabajo al tener un hijo. Sólo un 0,6% apuesta porque el abandono sea por parte del hombre. Además, el 41% de los responsables de personal de las empresas consideran que aplicar las medidas de conciliación, que permiten a la mujer compatibilizar vida familiar y profesional, "limita la competencia de la empresa". Consecuencia de lo anterior es que el 46% de los encuestados considera que compatibilizar la vida familiar y profesional es "muy complicado", y si sólo se pregunta a las mujeres, ese porcentaje se eleva al 51%.
La encuesta se realizó esta primavera entre 4.000 personas de ambos sexos y 800 empresas españolas (200 con "alto grado de feminización"). Si se hubiera hecho en estas fechas, tres semanas después de las vacaciones escolares, y cuando las madres con trabajo llevamos meses pensando qué hacer con los hijos, es fácil pronosticar que las respuestas femeninas serían más negativas.
Ésta es una sociedad bipolar, que se mueve del amplio consenso para los matrimonios de gays y lesbianas al apoyo a una derecha que compara al indeciso en el voto con la mujer que "no cuenta con cuántos se acuesta", como dice Fraga. El sondeo destaca que el tiempo medio que una mujer trabajadora dedica a las tareas domésticas es de 3,10 horas, frente a las 1,30 horas que emplea el hombre.
Sostienen muchos expertos que estos abismos se matizarían si España fuese capaz de adoptar los horarios europeos. O lo que es más fácil, volviese a las sanas costumbres de finales del siglo XIX, y del periodo anterior a la guerra civil. A comer entre las doce y la una, salir del trabajo entre las seis y las siete, y cenar sobre las ocho, como en la UE.
Mientras nuestros vecinos paran menos de una hora para comer un sándwich, un plato combinado o una ensalada, aquí comida y sobremesa pueden durar tres horas, de dos a cinco. Se toma primer plato, segundo, postre, café, puro y chupito. Sobre las cinco de la tarde, el ejecutivo medio, el empresario autónomo, el jefe de toda la vida y el currito regresan a su trabajo envueltos en el sopor y sin prisa. Total, esa pérdida de dos o tres horas ya la compensarán después, saliendo tarde --entre las ocho y las diez-- y demostrando al superior y a la señora que han tenido un duro día de trabajo.

EL LIBRO verde de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles y su Normalización con los países de la UE evidencia que el nuestro es uno de los que más horas dedica al trabajo, pero con un rendimiento y una productividad más baja que nuestros vecinos. En el Eurostat del 2003, si la media de la UE en productividad por hora era de 100, la media de España era de 83,8, mientras que la de Francia era de 123.
¿Por qué esta aberración española, que no permite a las mujeres --o a algunos hombres-- ajustar más los horarios de trabajo a los de los colegios, a la vida familiar? ¿Cuándo se produce esa desviación hacia horarios tan tardíos, que nos llevan a la cama a partir de la medianoche, frente a una media de las 22.00-23.00 horas en el resto de la UE? (También los datos de Eurostat demuestran que, al dormir menos, llegamos al trabajo más cansados).
Hasta los años 30 del siglo pasado, los españoles teníamos las mismas costumbres que los franceses, los portugueses o los italianos. Comíamos al mediodía. Aún hoy en muchas zonas rurales se hace el almuerzo. Los cocidos de Larra se celebraban a la una; los personajes de la Pardo Bazán almorzaban a las 12.30 horas; los de Josep Pla, parecido. Los de Benito Pérez Galdós, en el Madrid profundo, salían a la una de trabajar, comían a las 13.30 horas y volvían al oficio a las 14.30 horas, al sonar el pitido de las fábricas.
En la Catalunya de la posguerra se mantuvo el almuerzo a la una, y aún hoy los niños de aquella época recuerdan a los padres comiendo rápido para volver al trabajo entre las 14.30horas y las 15.00 horas. ¿Entonces? Son muchos los que defienden que ésta es una imposición de la capital, de Madrid. En este caso sí, el centralismo es culpable, en parte, del cambio de horarios. A finales del XIX comenzaron a proliferar en Madrid los llamados cesantes, una gran mayoría de ciudadanos de clase media funcionarios del Gobierno que perdían su trabajo cada vez que cambiaba el signo político del Ejecutivo. Los administrativos no afines al nuevo poder eran los llamados cesantes.

LOS NUEVOS funcionarios, para distinguirse de los cesantes ya poco ocupados, trabajaban hasta más tarde. En Madrid era de buen tono el "hoy comemos tarde, porque Paco viene tarde del Ministerio y ya no vuelve". Anécdota o realidad social, una costumbre de funcionarios de capital terminó por imponerse al país después de la posguerra, aunque en remotos lugares todavía se almuerza después del Ángelus de las doce, y se procura que a "las diez en la cama estés, y si puede ser antes, mejor que después".
Pese a que esta aberración de horarios es una imposición del Madrid centralista y obsoleto, es dudoso que los dirigentes autonómicos incluyan un cambio de horarios en sus estatutos (¿o se les puede ocurrir?). Bromas aparte, podemos conformarnos con que alguien, en este Gobierno de Zapatero tan paritario, reflexione seriamente sobre el asunto y sus consecuencias económicas y sociales. La citada encuesta del Instituto de la Mujer contiene un dato inteligente y esperanzador: un 65% de la población está dispuesta a pagar más impuestos a cambio de una mejora de los recursos de apoyo a la mujeres para compatibilizar su vida profesional y laboral.


http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=6&idioma=CAS&idnoticia_PK=227393&idseccio_PK=472&h=050714


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Vie Jul 15, 2005 12:47 

Avatar de Usuario


Mensajes: 5442
Pues no sé si será mejor para mi vida familiar y laboral... pero en tres días que llevamos en Francia estoy realmente cansado. Eso de comer a las 12 de la mañana y cenar a las 6 de la tarde hace que a eso de las once me parezcan las tres o cuatro de la mañana.... Por consiguiente, me quedo sopa y me levanto casi casi para comer (el desayuno nos lo pasamos por alto).... Y encima no puedo hacer la siesta (con lo que me gusta)....


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 2 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar tus mensajes en este Foro
No puedes borrar tus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

cron

Normas del Foro ParKeTematiKo